ES POSIBLE CANCELAR LAS DEUDAS CON HACIENDA Y LA SEGURIDAD SOCIAL

En estos momentos de crisis que estamos atravesando muchos de los autónomos están sufriendo una disminución sustancial de sus ingresos que les llevan a no poder atender los compromisos de pago a proveedores, entidades financieras y organismos públicos (generalmente Hacienda y la Seguridad Social).  Muchos de estos autónomos tienen ya información sobre la posibilidad de acudir a un expediente de Acuerdo Extrajudicial de Pagos, que le permite suspender el devengo de intereses y la paralización de ejecuciones mientras se negocia con los acreedores. Y también muchos conocen que en caso de no llegar a un acuerdo con los acreedores en el plazo máximo de tres meses podré conseguir el perdón de las deudas solicitando el concurso de acreedores en el juzgado, cumpliendo una serie de requisitos legales que me califiquen de deudor de buena fe. Pero lo que muchos autónomos no conocen, o tienen dudas, es que por medio del concurso de acreedores posterior a la solicitud de acuerdo extrajudicial […]

EL PERDÓN DE LAS DEUDAS ES POSIBLE Y RENTABLE

Acabo de leer un informe del Banco de España que nos informa de que solo 2 de cada 10.000 autónomos acuden al concurso de acreedores para resolver su situación de insolvencia. Esta proporción debe ser aplicable a los particulares o trabajadores por cuenta ajena. Este dato nos lleva a la conclusión de que los particulares y autónomos desconocen que es posible liberarse de la mochila de deudas y lograr su cancelación definitiva para volver a empezar.  Por tanto, los especialistas en esta materia tenemos el deber de dar la mayor difusión a la evidencia de que la cancelación o el perdón de las deudas es posible y está al alcance de todos los deudores. Y tenemos que hacerlo “hablando en plata”, desterrando términos técnicos que solo entendemos abogados o economistas. Y también informando claramente sobre el coste aproximado del procedimiento.  Así que, voy a intentar ser claro, práctico y conciso, y lo menos técnico posible. Vamos allá: Hoy por hoy, el[…..]

SOLUCIONES LEGALES ANTE LA INSOLVENCIA. SEGUNDA OPORTUNIDAD.

(Publicado en Economist & Jurist el 9 de junio de 2020) Andando la vida, tanto las personas físicas como las jurídicas tenemos momentos de éxito en los que las circunstancias nos son favorables y momentos en los que los planes y expectativas se nos tuercen. En estas etapas negativas solemos poner nuestros mejores esfuerzos para superarlas y salir reforzados, pero en ocasiones todo parece ponerse en nuestra contra: los vencimientos de nuestra deuda financiera se nos acumulan, nos cuesta atender las obligaciones tributarias y laborales, no podemos atender el pago a los proveedores, corremos el riesgo de no poder cumplir con los clientes, las entidades financieras nos piden garantías complementarias, y estas circunstancias nos afectan no solo a lo profesional sino también a lo personal.  Ante una situación de crisis como la descrita no debemos actuar de forma improvisada presa de nuestras emociones, puesto que lo más probable es que la situación empeore o que se reproduzca el problema acrecentado[…..]

¿JUNTAS DE PROPIETARIOS POR VIDEOCONFERENCIA?

El estado de alarma en el que nos encontramos y la crisis sanitaria que atravesamos, están planteando cuestiones que nos obligan a dar un salto tecnológico y digital para seguir con el día a día de nuestras vidas personales y profesionales. Seguramente hubiéramos acabado dando este salto con el paso del tiempo por la propia evolución de los medios tecnológicos y las formas de relacionarnos, para ganar en eficiencia, comodidad y seguridad, pero la situación actual ha impulsado este salto como si de un viaje a través del tiempo se tratara, transformándose en una necesidad a la que todos, en mayor o menor medida, debemos adaptarnos. Hace unos días nos plantearon unos clientes la cuestión de si era factible jurídicamente la celebración de una junta de propietarios extraordinaria vía telemática, para salvar la paralización de las obras y las actuaciones necesarias para el adecuado sostenimiento del inmueble. Se trataba de una comunidad de propietarios sujeta al régimen común, es decir,[…..]